lunes, 10 de enero de 2011

Ha nacido Oliver Atton

Imagino que la mayoría recordaréis las andanzas de Oliver Atton en la serie "Campeones". Gloriosamente emitida por Telecinco en los albores de la cadena amiga, trataba la sorprendente historia -sorprendente porque entonces ninguno pudiera llegar a imaginarse que un nipón triunfase al futbol- de un chaval japonés, obsesionado con el deporte rey, que se pone bajo la tutela del gran ex-jugador brasileño Roberto Zedinho quien, curiosamente, pasaba por allí mientras el chaval se marcaba un duelo futbolero al más puro estilo "far west" contra el celebérrimo portero "Benji Price" (1).

¡¡¡Oliver, Benji, los magos del balón!!!

Saltemos ahora en el tiempo y comentemos un hecho reciente. Otro gran -en más de un sentido- jugador brasileño , Ronaldo Luís Nazário de Lima, ha reconocido vía twitter al infante brasileño japonés "Alex" como su último hijo. Según el reclamo de paternidad presentado ante la justicia en 2009 por la madre, Michele Umezu, ella habría conocido a Ronaldo -en el sentido real y bíblico- en el 2002 durante una fiesta en Tokio en que se celebraba el Mundial que Brasil ganó en Japón y Corea y que tuvo al jugador, apodado "el Fenómeno", como principal estrella. Ya en 2004 habrían vuelto a encontrarse en Tokio, durante una gira con el Real Madrid del delantero, y allí fue donde el jugador cantó gol sin ir de corto.

Sin pruebas no hay delito

Tras leer la noticia en el periódico la aguda mente de imaginauta se puso a funcionar para encontrar el enlace oculto entre ambas historias. El supuesto padre de Oliver Atton en la serie trabajaba como capitán de barco y pasaba la mayor parte del tiempo en el mar. Era una figura ausente que el chaval llenó con Roberto Zedinho. Ahora bien, me quiere alguien decir que coño pinta un ex-jugador brasileño dando un paseo por un ignoto barrio residencial japonés, fijándose en un niño y quedándose a cuidarlo sin tener un interés especial en él desde el principio? Y ahí todo empezó a cuadrar. Pese a que no podía ser un tema tratado en una serie de animación para público infantil estaba claro que el padre capitán ausente hizo un San Jose y que el verdadero autor intelectual de Atton era Roberto Zendinho. Alguna gira por Japón con la Selección brasileña debió concluir en una discoteca local, atestada de groupies, y pasó lo que pasó. Y con el marido en el barco la mama de Atton no tuvo ni que dar explicaciones. Jugada maestra.

Sin pruebas no hay delito

El siglo XXI es en cambio terreno abonado al juicio público y la exposición mediática, por lo que a nadie le duele en prenda salir por la tele a reclamar lo suyo. Aun así el milagro está compuesto y Oliver Atton ha vuelto a nacer más allá de la ficción de Yoichi Takahashi por lo que en 15 años el país del sol naciente quizás pueda ir por el Mundial, siempre y cuando Alex sea el Mesías prometido. Toda la responsabilidad es del chaval puesto que "El Fenomeno" de su padre no está dispuesto a seguir trabajando a mayor gloria del imperio y ante el temor a futuras reclamaciones a cerrado la fábrica haciéndose la vasectomía.

Yoichi Takahashi, creado de la serie, y en opinión de imaginauta un tío con más moral que el Alcoyano.

(1) Sorprendentemente, Benji se marchó a jugar a Alemania tras la primera temporada pese a lo cual la seria siguió llamandose "Oliver y Benji" aun cuando su actuación se reducía a un cameo ocasional en el que se le veía recibiendo judiadas (va sin segundas) en dicho país.

Articulos relacionados en este blog:

Hoy te jodemos la infancia: Oliver y Benji

Oliver Aton y el XIº valor de Crowley