lunes, 17 de diciembre de 2007

A rebufo de Potter y el anillo (1ª Parte)


El inesperado, por colosal, megaéxito en que se convirtió la trilogía del anillo único, sumado al más esperable éxito de la heptalogía Potteriana, se tradujo en el consabido efecto domino en este Hollywood sin ideas. Esto es, todo Cristo buscó "fabricar" el nuevo LOTR (Lord of the Rings) o el nuevo Harry Potter, o incluso una combinación de ambos, rebuscando entre la literatura de género. Tras el periodo de incubación iniciado a partir de los estrenos de ambas (2001) llegaron las siguientes producciones:


La Leyenda de Terramar (2004)

Si la adaptación de Peter Jackson está comúnmente aceptada como una gran obra, los numerosos fans de la obra de Ursula K. le Guin abominan esta adaptación televisiva. El relato original es uno de los grandes clásicos del género, y a la vez está muy alejado del tono de LOTR, que tanto preside la fantasía de estética medieval. La adaptación pretende condensar una trilogía de libros en en una miniserie de dos capítulos de dos horas. Obviamente se despanzurra en el intento.



Las crónicas de Narnia (2005)

Un clásico literario de C.S. Lewis muy popular en países anglosajones. Su estilo es bastante más infantil que el de LOTR y a diferencia de la obra de Tolkien, que está más emparentada con los mitos celtas, germanos y escandinavos, Narnia bebe directamente de la Biblia. De hecho fue una película recomendada por las asociaciones católicas, lo no deja de ser curioso ya que Lewis se consideró siempre agnóstico, hasta que en sus últimos años realizó una reconversión al anglicanismo, y Tolkien en cambio era católico apostólico y románico.

El gran timo no está en su correcta dirección, banda sonora y actuaciones, si no en intentar hacernos creer que estamos ante una película del mismo género que LOTR, cuando aquí tenemos un cuento clásico de toda la vida. No hay más que comparar la casi divertida batalla final de Narnia con las adrenalínicas, sucias y sangrantes escenas de combate de la trilogía de Peter.



Eragon (2006)

Algunos buenos actores y un relato de base estimable son vilmente saboteados en este subproducto. Por temas. Tiene el protagonista más desangelado que imaginarse pueda. El guión debe estar escrito por el equipo de peluquería de la cinta y apuesto lo que queráis a que hay tomas falsas de John Malkovich o Robert Carlyle descojonándose al leer sus infames diálogos. Su diseño de producción es nefasto. Lejos de esos grandes trabajos en cuanto a decorados y vestuario que (por ejemplo) hace Guillermo del Toro, quien con muy poquito presupuesto consigue dotar a la cinta de empaque, aquí tenemos algo que casi te hace creer que vas a pringarte de purpurina. Cuando pagas una entrada de cine esperas algo más, mucho más, que esto.



Un puente hacia Terabithia (2007)

Basada en el libro homónimo de Katherine Paterson está más cercana a "Harry Potter" y a "Narnia" que a LOTR. Tono infantil y niños del mundo "real" introducidos en un mundo "fantástico". Tiene un fuerte componente de moralina, pero la cinta es bastante más potable de lo que pudiera parecer. Especialmente si tienes entre 5 y 13 añitos.



Los seis signos de la luz (2007)

Una novela de Susan Cooper sirve de excusa para presentar un genuino intento de ordeñar las vacas de Tolkien/Jackson y JK Rowling. Elementos de una y otra unidos en un corta y pega dirigido al público menos exigente. A saber: Conflictos adolescentes, el bien contra el mal, búsqueda, batalla final y estética medievo-fantástica. Pese a todo es una película aceptable en su línea de falta de pretensiones y teniendo en cuenta el público al que va destinada.



El detalle: El engaño alcanza cotas ridículas en su poster promocional, en el que aparece un tío embozado y a caballo con un sonrojante parecido a Aragorn. El actor utilizado no guarda ninguna semblanza con Vigo, pero gracias al equipo de peluquería de la película, el vestuario y a que no se le ve la cara, te queda una sensación de deja vu importante. Un amigo al verla me dijo que podrían haberla promocionado como:

- (La película) Del tío que se parece a Vigo Mortensen...