sábado, 2 de febrero de 2008

El año 2007 en cómic (2ª parte)

Continuamos nuestro recorrido conjunto por mis lecturas 2007 y le toca ahora a "La Casa de las Ideas", altisonante apodo de la mítica Marvel. Preguntarme que a quien quiero más, que si a Marvel o DC, es como hacer elegir a un niño entre su papa y su mama. Obviamente la cosa dependerá del trato que me estén dando como lector y, últimamente, DC me está respetando bastante más que la editorial de Gordo Quesada y su lacaya editadora hispano-italiana Panini. La línea mutante vuelve a ser una castaña pilonga y se han, literalmente, cagado en Spiderman, sus fans y su historia con una mierda de saga que aun está pendiente de publicarse en España. Mientras tanto os contaré que puede salvarse del naufragio.


MARVEL/Panini


Astonishing X-Men de Joss Whedon y Cassaday. Números 1-9 (Grapa)
.

La etapa anterior, a cargo de Grant Morrison, fue tan buena que animó al padre de Buffy Cazavampiros (Whedon) ha realizar una continuación. Los personajes, la habilidad de Whedon para los diálogos, más los dibujos de John Cassaday, hacían pensar que estábamos en la antesala de una etapa de leyenda, pero lo cierto es que lo que ha quedado es una serie bastante amena pero no una Opus Magna. Un notable bajo.


Ares de
Michael Avon Oeming y Travel Foreman. Número único (Tomo).

Aunque originalmente iba a ser una aventura de Hercules problemas editoriales obligaron a Oeming a adaptar el guión, por lo que decidió darle al Dios de la Guerra los galones de protagonista. Lo que ha quedado finalmente es una correcta historia de acción con guerra entre panteones mitológicos como telón de fondo y un interesante cambio de rumbo para su protagonista. Un bien bajo.


Caballero Luna de
Charlie Huston y David Finch. Número 1 (Tomo).

Dejo enlace directo al artículo que publiqué sobre esta serie, pero como eran más reflexiones sobre elementos de la historia que una crítica os haré un comentario de su valor tebeístico. La mejor definición breve que puedo hacer es que es un cómic al más puro estilo Frank Miller. Tras presentar al protagonista totalmente destrozado (física y mentalmente), Huston inicia la reconstrucción del Caballero Luna cogiendo los elemento que más le interesan, tanto de casting como a nivel biográfico. Personalmente siempre encontré fascinante que existiese un personaje Marvel que fuese, más que posiblemente, un esquizofrénico que se ha hecho superhéroe por creer que un misterioso dios egipcio le ha elegido. Tenemos pues un cómic violento e introspectivo a la vez y, por todo ello, bastante interesante. Puede ser un buen tebeo de superhéroes para la gente que normalmente no consume este tipo de material. Un notable alto.


Civil War Preludio: Illuminati de
Brian Michael Bendis y Alex Maleev. Número único (Grapa).

Bendis introduce mediante retrocontinuidad un argumento que él considera básico en la saga Marvel del año (¿de la década?). Una sociedad secreta entre algunos de los superhéroes más representativos lleva años reuniéndose para tomar decisiones relevantes de cara a proteger el planeta. Este gobierno en la sombra quedará destruido al publicarse el acta de registro de superhumanos, que obliga a los superseres a convertirse en agentes del gobierno. El argumento pretender dar más peso a las decisiones que se han venido tomando y generar la sensación de que el conflicto estaba latente, pero a parte de que la historia del acta de registro no necesitaba para nada esta "sociedad", tampoco hay elementos en la larga historia de los personajes que aparecen que justifiquen o cojan nuevo brillo a la luz de esta revelación. Pese a que el cómic en si no está mal escrito ni dibujado es algo sensacionalista e innecesario. Un suficiente-bien.


Civil War de Mark Millar y Steve McNiven. Números 1-7 (Grapa).

Este macro-evento intentaba generar una fuerte polémica a través de las siguientes premisas/preguntas. ¿Deben sacrificar los superseres sus identidades secretas y la libertad de acción que estas les ofrecen para convertirse en agentes de la ley? ¿Es necesario que el estado controle sus actividades? La historia ha generado una enorme publicidad para Marvel, pero la calidad no ha sido equivalente a las altísimas expectativas. Al menos no han optado por la solución fácil del abrazo final y hacer como que no ha pasado nada si no que la situación ha cambiado visiblemente el universo Marvel. Un suficiente o un bien según el número.


Capitán America de Ed Brubaker, Steve Epting y Mike Perkins. Números 15-21 (Grapa).

Siendo el Capi uno de los personajes claves de la Civi War, Brubaker se vio obligado a cortar sus argumentos propios (a partir del nº 21) y adaptarse al argumento general de la saga. Una pena porque hasta ese momento la serie estaba siendo bastante decente. Tras un primer año persiguiendo a su excompañero Bucky, se había seguido abonando el terreno para la reaparición del maléfico Cráneo Rojo a través de historias de corte "película de espías" con un adecuada adaptación de varios personajes y conceptos (IMA, Calavera y la Madre Superiora...). Si bien Bru no fue muy original con la idea de la falsa muerte del Cráneo, si que hay que reconocerle una buena ejecución y que ha hecho los deberes en cuanto a documentación. Notable pero me declaro en rebeldía por los desmanes de la Civil War y no compraré lo que sigue.



Cuatro Fantásticos de Joe Michael Straczynski, Dwayne McDuffie y Mike McKone.
Números 7 y 17 (Grapa).

La etapa Straczynski murió antes de empezar. El autor nunca encontró un tono interesante para la serie y la Civil War acabó lastrando cualquier opción de salvación. El número 17 solo tenía como cometido cargar de razones a Stark y Richards para poder exiliar a Banner al espacio. Mi pregunta es, si el gobierno envía a Banner/Hulk a una misión en el desierto y allí una bomba de IMA le hace perder el control, a quien hay que enviar al espacio a Hulk o a los de IMA? Pues eso. Un héroe de la humanidad deportado al infinito. Eso si, cuando vuelva os vais a cagar hijos de (censurado). Una vez finalizada la etapa Strac llega el veterano McDuffie a la colección de la Primera Familia (Marvel). Lo primero que hace es un número de diálogo en el que Reed explica el motivo de su unión con el villano Stark (maligno que diría Jimenez Losantos) y pese a que puedas estar o no de acuerdo con las formas entiendes un poco porque el personaje ha actuado como ha actuado. Suficiente para Strac y bien para Mc. La serie tiene actualmente un complemento de la Cosa bastante divertido a cargo de Slott, que contrasta con el aburridote extra que había en la etapa JMS a cargo del mediocre Roberto Aguirre-Sacasa, de quien doy por hecho que debe ser pariente o amigo de Quesada.


Daredevil de Bendis, Maleev, Brubaker, Lark y Lapham.
Números 11 al 15 .

Despedida de Brian Michael (Bendis) en el número 11 e inicio de la etapa Brubaker en el siguiente. Toda la etapa de BMB se resume en mucho ruido y pocas nueces. Hubo historias que prometían mucho y que al final no desarrollaron todo el potencial intuido. Pese a esto y a ser incapaz de separarse de la sombra de Frank Miller, hay que valorar la etapa como muy positiva. La de Brubaker tiene un punto de partida emocionante. Murdock en la cárcel y aquello convertido en un thriller carcelario al estilo Prison Break. Que no haya seguido haciéndome la serie es una respuesta a la política de Panini de incluir en el cómic un suplemento que no me interesa, horriblemente dibujado y guionizado por el sobrevalorado Lapham. Notable pero con su pan se lo coman.



Ghost Rider de Garth Ennis y Clayton Crain. Número único (Tomo).

Ejemplo de cómic realizado exclusivamente para aprovechar el estreno de una película del personaje. Garth Ennis ofrece un guión bastante sencillo pero bien montado, que se suma al espectacular dibujo por ordenador de Clayton Crain. El Motorista está atrapado en el infierno, sometido a un castigo espeluznante, pero va a tener la socorrida "última oportunidad". Lo que sigue son las habituales situaciones aberrantes y personajes grotescos de Ennis. Pura diversión macarra. Un bien.


Hulk de Greg Pak y Carlo Pagulayan. Número 9 (Tomo).

Hulk sobraba en la Tierra, así que los conspiradores de la Civil War lo envían al espacio. Por error aterrizará en uno de esos planetas híbrido propios del cómic, esto es con tecnología futurista y costumbres propias del Imperio Romano, y allí el monstruo verde favorito de América acaba enrolado en un cuerpo de gladiadores al que lógicamente guiará hacía la revolución. Es una saga bastante larga y el primer número no resulta del todo interesante, pero dicen que va mejorando. Lo que yo leí lo valoro con un bien.


Hulka de Dan Slott, Paul Pelletier, Juan Bobillo y Rick Burchett. Números 2-5 (Tomo).

Una serie desenfadada y divertida, pero que gana o pierde según tu nivel de conocimiento del universo Marvel. Utiliza muchísimo la continuidad y eso puede dejar fuera de juego a mucha gente porque son toneladas de personajes e historias previas. Para empezar recupera la faceta como abogada de Hulka, pero con un potente toque Marvel. Juicios intergalácticos resueltos a puñetazos, juicios temporales con sorprendentes apariciones, el descacharrante pleito a Hercules por parte de un supervillano... Slott es uno de los mejores guionistas del momento. Siganle aquí o en los tomitos de Batman Adventures que publicó Planeta. Notable o Excelente según el número.


Escuadrón Supremo de
Joe Michael Straczynski, Dan Jurgens y Gary Frank. "E.S: Hyperion" + Número 1 [Vol. 2].

La que fuese una de las mejores series Marvel, por no decir la mejor, ha sufrido en estos dos tomos una tremenda involución. Con paso lento pero seguro Straczynski estaba presentando un universo de ficción tremendamente verosímil y que creaba en el lector una profunda sensación de asombro. Desgraciadamente se ha dado un giro al concepto que ha empobrecido su realismo al trufarlo de superseres, viajes en el tiempo y otras tramas habituales y presentadas de forma ya más tópica. Sigue siendo notable pero ya no excelente.


Eternos de Neil Gaiman y
John Romita. Números 1-7 (Grapa).

Siete números para explicar esta historia supone un atentado forestal en toda regla. La historia es excesivamente lenta y no ofrece nada particularmente emocionante a nivel de guión, siendo el dibujo de Romita lo más disfrutable. Un bien justito para un Gaiman no demasiado motivado.


Iron Man de Daniel
Knauf, Charles Knauf y Patrich Zircher. Número único (Tomo).

Para un aficionado veterano de Iron Man como yo es muy decepcionante leer por enésima vez la típica aventura en la que la armadura está siendo controlada a distancia.Mejor compraos el Iron Man: Extremis. Insuficiente.


Madrox: Elección Múltiple de Peter David y Pablo Raimondi. Número único (Tomo).

El inicio de la excelente Factor X. Marca el tono de serie detectivesca en ambiente mutante. Es particularmente interesante lo que Peter David ha hecho con Jamie Madrox y sus poderes. Un personaje marginal, con la habilidad de multiplicarse en diferentes dobles de si mismo, ha pasado a ser alguien que representa la perpetua duda existencial que supone para todos tener que tomar decisiones. Madrox puede mandar a sus dobles a tener todas las vidas que siempre soñó, pero en el fondo él no puede elegir ninguna. Notable e introspectivo.


Nextwave de Warren Ellis y Stuart Immonen. Número 1 (Tomo).


Enlace directo a la reseña que le dediqué en marzo.


Newuniversal de Warren Ellis y Salavador Larroca.
Número 1 (Tomo).

Aprovecho la reseña que colgué en el foro PAMMHG.

"El punto de partida es una buena idea fatalmente ejecutada en su día. James Shooter, jefe de Marvel en los 80, quiso crear un "Nuevo Universo" al que decidió llamar "Nuevo Universo". Parece un gag de Austin Powers, pero es real como la vida misma. El concepto base era crear nuevas franquicias más realistas que las del universo "oficial", con un base de 8 series que se iniciaban a partir de un elemento común y... el fracaso fue de los que hicieron época. Hasta Byrne los parodió en el quinto número de "Legends". En esta nueva encarnación tenemos que Warren ha tomado la base de la historia (evento dota a gente de poderes), en un punto de partida similar a Héroes o Rising Stars, pero con una ambientación más propia de la ciencia-ficción que tanto le gusta y sazonada con sus diálogos de siempre. Los típicos arquetipos de personalidad ellisianos se pasean por un marco socio político paralelo (China es la primera potencia) bastante ocurrente, mientras que Ellis se las apaña para dar una explicación "cientifista" de como funciona este universo. Esto le lleva a justificar porque algunos han sido agraciados con un paquete completo de poderes y a partir de aqhí la historia va de las reacciones de este mundo ante su nueva especie, con interesantes subtramas debidas a las "pretéritas" visitas del Evento Blanco." Un notable.


Nuevos Vengadores de Brian Michael Bendis. Números 14 (Grapa).

Vaya batacazo que se ha pegado Bendis con esto. No sabe guionizar grupos de superhéroes, no sabe crear amenazas interesantes y sus diálogos marca de fabrica, consistentes en que un personaje repita interrogativamente lo que otro le dice, ya cansan al que lo ha leído 200 veces. Abandoné la serie en el número 12 pese a mi amor por los Vengadores. Teniendo esto en cuenta os preguntaréis que por qué compré el cómic 14. Motivo secundario: Se contestan algunas preguntas sobre Spiderwoman. Motivo principal: Dibuja Frank Cho. La etapa está siendo insuficiente, pero este número está bien.


Punisher: Los Esclavistas de Garth Ennis y Leandro Fernandez. Número 5 (Tomo).

Un excelente tomo. Muy bien dibujo y una historia intensamente realista sobre trata de blancas que el Punisher solventa de manera particularmente brutal. Notable.


Runaways Nº1-3 (Vol 2) de Brian K. Vaughan y Adrian Alphona.

Un concepto muy bueno que a mi no me ha enganchado. Unos huérfanos hijos de supervillanos campan por el universo Marvel en busca de su lugar en el mundo. Me hice entero el primer volumen y pese a que tiene buenos diálogos y giros ingeniosos no me llamó la atención. Este segundo volumen conserva espíritu y condiciones, pero sigue sin llamarme. Es el único cómic que recomiendo pese que a mi no me gusta. Los amantes del Manga deberían darle una oportunidad.


Ultimate Fantastic Four Nº16-18 y Ultimate X4 de Mark Millar, Greg Land, Mike Carey, Stuart Immonen y Pasqual Ferry. ()

Mark Millar no ha estado al nivel de Ultimates, pero si que ha hecho aquí un trabajo superior a la media, con historias muy imaginativas aunque con finales tramposos. En sus dos últimos números (4 americanos) tenemos una historia alternativa en la que Ben Grimm es el único ser humano sin poderes de la Tierra, el enfrentamiento final contra los 4 Fantásticos zombi y a la Antorcha Humana embarazada por una de las criatura de los mitos de Chtulhu. Notable. La subsiguiente etapa Carey no me ha generado el mismo interés. Su crossover entre los X-Men y los 4F se me hizo aburrido y su Anual con el hombre Topo (número 18) intrascendente. Suficiente.


Ultimates 2 de Mark Millar y Bryan Hitch. Números 4-9 (Grapa).

Me ha parecido inferior al volumen 1, pese a tener más pretensiones. Una sola saga larga que debía contestar a todas las preguntas que quedaban por responder, y que, curiosamente, es la que marca el nacimiento de Ultimates como un grupo de superhéroes de verdad y no como un equipo de élite del gobierno. Curiosamente digo porque en el universo Marvel convencional están haciendo justo lo contrario. Como obra en si hay que destacar la excelente coreografía de la acción que consigue el dúo Millar/Hitch, que es algo en lo que son insuperables, así como las dosis de política-ficción, hábilmente tejidas en paralelo a la situación política mundial actual. Sigue teniendo los mejores diálogos molones de la industria y algunos de los personajes más carismáticos pese a no ser una serie especialmente fuerte en caracterización. Siempre sorprende y eso es de 10. Menos en algún número que solo estuvo notable.


X-Factor de Peter David, Dennis Calero y Pablo Raimondi.
Números 3-14 (Grapa) .

La mejor serie mutante del momento. Tiene siempre al menos una buena idea que mostrar y los diálogos son soberbiamente inteligentes y graciosos. Madrox es el protagonista y los demás sus secundarios, pero aun así hay un elevado nivel de calidad en la caracterización y muchísima riqueza en las subtramas. Pocas series actuales hay en que ocurran tantas cosas, acostumbrados como estamos al horrible estilo Bendis de ofrecer poca información por número (descomprensión lo llama el muy imbécil). Aquí en cambio tenemos el misterio sobre el cambio en los poderes de Jamie, la aparición del nuevo (y loco) Mercurio, la misión de la clarividente y descacharrante Layla... mogollón de tramas en perpetuo crecimiento y cruce. E-X-celente.


X-Men: Genesis Mortal
de Ed Brubaker, Trevor Hairsine y Pete Woods.

Es habitual en el cómic intentar modificar la historia de los personajes introduciendo elementos que no estaban presentes originalmente pero que son coherentes con lo que ya sabíamos y le dan un nuevo tono al conjunto. Es algo que si se hace bien queda muy chulo ("Lección de Anatomía" en la Cosa del Pantano) pero que si no se sabe hacer rechina bastante. Y en este caso es lo segundo. Lo último que necesitaba la historia de los X-Men era un nuevo hermano maligno desconocido y que por motivos sui generis había permanecido años en el limbo. Suficiente.