jueves, 21 de febrero de 2008

¿Por qué voy a ver Juno?


Inauguro nueva sección en el blog tras un tiempo bastante perrete. En este caso la idea es hacer una previa de que es lo que me impulsa a ver una película, para luego corroborar o no mis impresiones en la crónica del día después. La otra novedad es que inicio el etiquetado del blog. Progresivamente lo haré con todos los artículos anteriores para facilitar que la gente que entre y quede conforme con el invento pueda encontrar fácilmente cualquier chorrada que le pueda interesar. Y ahora, sin más dilación, entramos en materia.

El cartel promocional de Juno solo llamó mi atención por una cosa: Ellen Page. Ellen es sin duda la gran lolita del cine americano post-Natalie Portman. Este tipo de actrices deben hacer cuantas películas puedan mientras aun conserven su voluptuosa adolescencia, ya que es muy difícil introducir un personaje adolescente y que sea correctamente interpretado sin que A) parezca un/una gilipollas (muchos adolescentes lo son) o B) se vea a las claras que es una actriz más mayor haciendo el papel de una cría de mentalidad adulta. Si encima le pedimos que sea sensual sin resultar obscena la cosa ya parece un imposible, pero es justo todo esto lo que ofrecía la Portman y lo que ofrece ahora Ellen Paige. Sensualidad puber inteligente.


Recreémonos en el concepto. Es una chica en pleno proceso de maduración pero de conversación sofisticada y mirada hipnotizante. Nadie en el patio de butacas masculino se sintió culpable por enamorarse de Natalie Portman en Beautiful Girls (1995) ni tampoco por sentirse brutalmente atraídos por la despiadada Page de Hard Candy (2005). Que coño, lo raro hubiese sido no caer en tan exótica tentación (1).



Obviamente, o no tan obviamente, una sola actriz no va a servir para convencerme de las bondades de ir a ver una película. Yo necesito alguna garantía más. Un director o guionista que ya haya hecho algo de mi gusto, un buen trailer o el consejo de algún amigo (esto también sirve de disuasor). Pero en este caso lo que me ha decidido a ir a verla es la biografía de su guionista. Como lo oyen. Saber que la autora del libreto original es una ex-stripper, con experiencia profesional en clubs, peep shows y lineas de telefonía erótica, me convenció mucho más que cualquier crítica positiva que hubiese podido leer o escuchar. ¿Curiosidad morbosa tópica, algún tipo de retorcido machismo...? Puede que todas, pero mi razonamiento intuitivo es que una película con un tema como el embarazo adolescente puede ser o bien una moralina inaguantable y preñazo sobre las bondades del condón/abstinencia sexual. O bien un punto de partida tan bueno como cualquier otro para que alguien componga personajes bizarre que, precisamente por eso, serán mucho más reales y auténticos. Y como considero que una tía que se ha enfrentado a la visión de un norteamericano cuarentón, casado y muy gordo, masturbandose furiosamente mientras ella baila desnuda al otro lado de un cristal, no va a elegir la opción ñoña, pues voy a ver la película.

El fin de semana os cuento.

Foto: La guionista y la prota proporcionándome material masturbatorio para un mes.

(1) Alguno podría sorprenderse al ver que salto de la Portman a Page sin pasarme por Scarlett Johansson, musa adolescente en la aburridota El hombre que susurraba a los caballos. No se sorprendan. Las notables, por innumerables, virtudes cárnicas de Scarlett no le permitían ser una lolita tan irresistible como estas dos. La rubia alcanzó el grado de mito en el momento en que se le desarrollaron esas dos montañas de carne a las que llama tetas. Ella es una Diosa a lo Marilyn. Las otras angelicales lolitas. Nada que ver.

Aviso: Estoy en pleno proceso de lectura de la magistral "La conjura de los necios", novela que no pienso reseñar, porque ya hay miles de reseñas en castellano, pero que me veo obligado a avisar de que la estoy leyendo por cualesquier barbaridad que pudiera teclear encontrándome como me encuentro poseído por el espíritu de su monstruoso protagonista. Avisados quedan.

7 comentarios:

Un perro madrileño dijo...

Aprovecho que estás en el cine (:D) para comentarte algo sobre la peli. A mi me pareció una MUY BUENA película. Yo la fui a ver por el director, Jason Reitman (no confundir con su padre, Ivan, lamentable director), cuya primera película me gustó bastante, "Thank you for smoking". No es que fuera una gran película, pero me pareció bien dirigida y, sobre todo, con un "toque personal" (que conserva en Juno, por cierto).

Juno me parece fresca, fresquísima, con unos personajes absolutamente bordados (por la guionista, no tanto por alguno los actores), directa, en la que no sobra un segundo de metraje, divertida cuando debe serlo, emocionante cuando toca y afilada en cada segundo.

Que nadie espere una película que marque su vida, una GRAN OBRA o extravagancias. Juno es CINE. Punto.

imaginauta dijo...

Ivan Reitman tiene al menos un clásico ineludible de los 80: Cazafantasmas. Por no hablar de sus comedias al servicio de Gobernator.

Un perro madrileño dijo...

Pues eso, un impresentable. Si en 40 años lo más destacado que ha hecho ha sido cazafantasmas... al paredón. Yo, si fuera Jason, me cambiaba el apellido.

imaginauta dijo...

¡¡¡Cazafantasmas es un clásico!!!

A otro nivel también lo son "Los gemelos golpean dos veces" o "Poli de guardería".

¡Reitman CRACK!

Un perro madrileño dijo...

No me extraña que no te haya gustado Juno, entonces... :D

Chocolate dijo...

Buscando imágenes sobre esta excelente pelicula encontré tu blog, me encantó todo lo que escribiste sobre esta pelicula.
La mirada hipnotizante, el encanto inteligente y la sensualidad de Ellen Page te deslumbra, me puedo poner en el lugar de un hombre y entiendo todas tus palabras en verdad jajaja Muy buen cine, excelente guión, una pelicula hecha para ser vista una y otra vez.

Saludos!

imaginauta dijo...

@Chocolate

Encantado de que te haya gustado. En breve yo o alguno de mis secuaces fusilaremos Vicky-Cristina-Barcelona. Espero contar contigo.