lunes, 23 de marzo de 2009

El Circo de la Política – Josep Maria Loperena



- ¿Y tú a quién vas a votar en las próximas elecciones?

- ¿Yo? Al Partido de los Maricones.

- ¿Al Partido de los Maricones?

- Claro, ya que nos van a dar por el culo, por lo menos que lo hagan profesionales.


Este chiste, no exento de una pincelada de homofobia (o más bien un brochazo del 7), define la sensación que uno tiene en el momento en que pasa la última página de “El Circo de la Política” de Josep Maria Loperena. No puedo decir que me cogiera por sorpresa, lo que acontece es que este abogado catalán que, entre otras causas, defendió la demanda de Lluís Llach contra Felipe González por no sacara a España de la OTAN, da vida en sus páginas a este tándem palabrístico (permítanme el neologismo) tan de moda últimamente: la MEMORIA HISTORICA.


Para aquellos que todavía no se hayan dormido o pasado a otra página web con grandes cantidades de sexo explícito, aclararé que el mencionado concepto hace referencia a una serie de hechos socio políticos que, si bien sucedieron hace no mucho (por lo menos si los comparamos con el Triásico), no suelen ser recordados por dos motivos fundamentales: los vivimos en el útero de nuestras santas madres (como vivió un servidor el 23 F), o sencillamente somos tan cafres que a la que escuchamos el vocablo CRISIS por la tele somos incapaces de recordar lo que sucedió hace una semana entre, por poner un ejemplo así, a volapié, unos inocentes soldados israelís que quieren proteger su tierra prometida, y unos malvados granjeros musulmanes que fueron freídos a tiros.


Bueno, que me voy por los cerros de Úbeda, el caso es que la lectura a la cual hacía mención al principio de este “”””””””””artículo”””””””””” (con cien mil pares de comillas) arrojará luz sobre el cándido lector que piensa que la política de este país se divide sencillamente entre los malos y los tontos (cada cual pondrá las siglas que quiera a estos dos adjetivos, no sé si me pilláis).


Pese a que Imaginauta pensaba cuando me encargó que escribiera esta mierda de mayestáticas dimensiones crítica literaria rezumante de buen gusto, que iba a hablarle del librejo en cuestión con un mínimo de profundidad, no lo haré, ya que esto implicaría hablar de política. Y no pienso hablar de política porque es sabido que a la mayoría de la gente todo lo que le interesa saber de política es si Federico Jimenez Losantos es o no un biodroide fabricado por Esperanza Aguirre, cuantas veces se ha renovado la sangre de todo su cuerpo María Teresa Fernández de la Vega, o cómo consigue Soraya tener esos pechos tan turgentes. Para demostrarlo ahí va la anécdota de la semana:


Iba precisamente con el libro “El Circo de la Política” en la mano (no recuerdo en cuál de las dos) y entré en un cajero para sacar dinero. Salí y fui hacia casa. Al llegar me percaté de que me lo había descuidado en el cajero. Regresé, y habiendo pasado una media hora, en una entidad bancaria en la que suele haber cola, el libro seguía estando en el mismo sitio. Conclusión: a la gente, o no le interesa la política, o no le interesa leer o, lo que es más probable de todo, AMBAS COSAS.


Para todos aquellos que tras empezar la lectura de este post, no habéis cerrado el Explorer, apagado la conexión, desconectado el ordenador y quemado la habitación en la cual se hallaba, sólo una cosa: VOTAD AL PARTIDO DE LOS MARICONES.




El Circo de la Politica en TV3 from Hydra Media on Vimeo.

Loperena acusando al Rey de estar detrás del 23-F. Esto es libertad y lo demás son tonterías.