sábado, 12 de marzo de 2011

Envenena a una serpiente con un golpe de teta



La ostentosa pseudomodelo Orit Fox -que son cojones ponerse Fox con esa pinta- provocó accidentalmente la muerte de una pobre víbora mientras esta intentaba repeler el lujurioso ataque de la israelí. Todo esto ocurría en Tel Aviv, en el marco de un backstage de dudoso gusto que tenía como punto culminante el besuqueo de la joven sobre la cabeza del pobre reptil. La serpiente vendió cara su dignidad y se aprestó a clavar sus poderosos colmillos en las no menos poderosas ubres de este trasunto monstruoso de Pamela Anderson, pero esta claro que los 2600 centímetros cúbicos que rebosaban sus tetas demostraron un indice de toxicidad muy superior a la del pobre bicho. Colapso instantáneo para el animal y una ola de ansiada publicidad para este engendro.

0 comentarios: