viernes, 29 de abril de 2011

Reboot, remake y Superman

Para el cada vez más lamentable Salón del Cómic de Barcelona surgieron dos novedades "planetarias"de compra obligada para el supermanófilo: "Origen Secreto" y "Tierra Uno". Empiezo el comentario por la resolución. Ambos tebeos resultán entretenidos, uno al menos bueno, pero si el objetivo era superar el mítico "Man of Steel" de John Byrne la cosa ha acabado en un FAIL semiépico. Lo bueno es que ambos me sirven para entender por fin la diferencia entre remake y reboot.


"Origen Secreto" está orquestado por una pareja con potencial de definitiva. Geoff Johns es un guionista sólido, con gran dominio de los entresijos y anécdotas del Universo DC, y especialista en reversionar personajes de forma que adquieran cierta profundidad. Lo hizo con la Galería de Villanos de Flash, que pasó a ser la mejor de la editorial, y convirtió la Sociedad de la Justicia en el cómic de superhéroes estilo clásico que había que seguir, mientras que Gary Frank dibujó la mejor etapa de la serie regular de Hulk y tiene una obra maestra a medias con
J. Michael Straczynski en "Supreme Power". Pese a unas inmejorables perspectivas el trabajo de Johns en la serie regular del personaje ha sido eso, regular, y no ha conseguido trasladar aquí sus mejores virtudes, si bien hay que reconocer que Superman es, sin duda, el cómic más complicado para un guionista. Sus números con Gary fueron, también sin duda, lo mejor de esta etapa. Para "Origen Secreto" la pareja ha intentado recuperar todos los elementos clásicos y destilarlos. Encontramos así que Clark Kent tiene la cara de Christopher Reeve, que Smallville es un pastiche entre los cómics de la Edad de Plata (los 60) y la serie de TV homónima, más luego las apariciones de amigos y villanos clásicos como Luthor (versión Byrne), Olsen (eterna versión pajarita), Lois (versión Richard Donner), el Parásito o Metallo. Los puntos fuerte están en el concepto central de lo que es y siente Superman. En todo momento puedes empatizar con lo que te están contando y hay una buena metáfora en como la presencia de un ángel de ciencia-ficción puede modificar, para bien, el espíritu de una ciudad que hasta ese momento parecía un trasunto de la Gotham de Nolan en "Dark Knight". Este es para mi el triunfo del cómic y la que debería ser mayor diferencia entre Batman y Superman. Y no es poco. El problema es que esta historia va floja en la parte épica y eso resiente el conjunto. La parte de acción no es excesivamente climática y Johns tiene una tendencia al cuento con mensaje estilo Capra que puede hacerse empalagoso cuando se le va de las manos.


"Tierra Uno" en cambio hace algo más valiente aunque alcanza cotas menores
. Straczynski se marca un reboot en toda regla. Mantenemos los elementos realmente definitorios pero hay un montón de cambios que te hacen pensar en anteriores incursiones de Stracz -más afortunadas- en el uso de elementos supermanianos: Rising Stars y Supreme Power. De esta última se recupera la sensación de que el gobierno no es de fiar, mediante unos ominosos helicopteros, para más INRI negros, sobrevolando la zona de la caída de la nave, pero Stracz apenas se detendrá en la infancia, aquí vamos directamente al pre-Superman joven buscando que hacer con su talento, talento que se presenta como algo muy exagerado en todos los terrenos. Su búsqueda puede ser similar a la de mucha gente, incluso gente más mayor que no está muy segura de porque apostar en su vida, pero el problema es que el Clark de Stracz es más frío que un carámbano. Joder Stracz, ok, es alienigena, pero se supone que no autista. Como guión me parece entretenido, pasé las hojas sin sensación de querer cerrar el cómic y mandarlo a la mierda, pero si bien ahora puedo decir que hay escenas de "Origen Secreto" que me quedo conmigo, no hay prácticamente ni una sola de "Tierra Uno" que vaya a sobrevivir a mi próximo reboot craneal. Para mi el único aspecto en el que supera a su rival es en la versión de Jimmy Olsen. En todo lo demás Johns gana por goleada pese a que creo que JMS es mejor escritor que G.J. Tiene lo que pasaremos a llamar error "Superman Reborn" (el film de Bryan Singer) la amenaza que constituye el climax de la historia y que desencadena la aparición de Superman es culpa de la propia presencia de Superman en la Tierra. Cago en dena, para que coño lo queremos entonces aquí? La historia queda abierta, a expensas de posibles secuelas, mediante varias subtramas en relación al gobierno, a los visitantes y al misterioso villano cósmico en la sombra -que apuesto porque es una reversión de Brainiac- pero lo cierto es que sin el nombre de tan afamado guionista dudo que hubiese comprado este cómic y no se si lo haré con su continuación. Creo que las grandes obras en cómic de JMS ya fueron y que ahora ha puesto de nuevo su atención en medios más generalistas (cine y TV) limitándose en sus incursiones tebeísticas a un tipo de escritura autocomplaciente y algo facilona, abusando de lo que yo llamo "frases camiseta" que paradojicamente a fuerza de querer resultar memorables acaban siendo perfectamente olvidables. Es esto o que directamente tiene un negro stephenkingniano al que entrega un "plot" con 4 conceptos, no le supervisa el trabajo, pero al que le retoma el producto cuando llega la hora de firmar y llenar la cartera. No sería la primera vez...