lunes, 2 de mayo de 2011

Lo que falla en Thor (¡Editado con la opinión de mi mujer!)

El casting es curioso y en parte acertado puesto que Chris Hemsworth da el pego, más por volumen y apariencia que por construcción del personaje, y hay notables clavadas en la figura de Sir Anthony (Hopkins) -quien por otra parte era la elección de cajón- o un Tom Hiddleston estupendo como Loki.


Muchachos me han venido ganas de comerme a vuestras esposas.

Ahora bien los 3 Guerreros están bastante fallidos, salvo como recurso humorístico, hay de hecho un memorable chiste sobre ellos, la raza de uno y su ridículo atrezzo. Luego, entendemos que Natalie Portman tiene que mantener una mansión y que eso no lo dan los meses previos a la realización de "El Cisne Negro", pero joder, es que la historia de "amor" no pinta nada, carece de química y hasta aburre. ¡Y es media película! En opinión de mi parienta el tema es que ahí no había amor si no ganas de pegar un polvo lo más salvaje y sucio posible (vikingo, vamos) y que el final la cosa se solucionaba teletransportando a Thor a Midgard para media hora de refocileo.


Follad ya y dejadnos tranquilos.

Una última reflexión sobre este punto. ¿De verdad es necesario un reparto internacional para recrear a los dioses nórdicos por más que sugieras que en realidad son extraterrestres? Las características físicas, y eso incluye la raza, son parte de lo que un actor aporta a un papel. Es como la belleza o el tamaño. Una característica más. ¿Alguien se imagina que en "Adivina quien viene esta noche" en vez de Sidney Poitier hubiesen puesto a un actor blanco embadurnado en betún? Ridículo, verdad? ¿Que pinta que Hogun sea traducido como si hablase "con acento" cosa entendible en el original al ser japonés el actor?


Idris Elba es un gran actor pero aquí está más perdido que el jodido Sawyer

La película sin ser un bodrio absoluto tiene fallos de guión achacables a dos cosas. Por una parte la habitual ingerencia de los productores Marvel que ya redujo el nivel de Iron Man 2, y por otra que los guionistas son el infame Mark Protosevich, al que no le conozco aun ningun trabajo bueno y si el ser capaz de despedazar buen material, como hizo en "Soy Leyenda"; y Joseph Michael Straczynski, autor criticado en este mismo blog hace dos entradas por su trabajo en Superman. Mientras Stracz escribía el cómic Marvel en que se inspira la película, le pareció que ambientar la acción en el Medio Oeste americano era una gran idea, por lo que suspendió Asgard encima de un pueblecito y entre intriga e intriga veíamos a los dioses nórdicos hacerse unos gofres con el personal. La etapa no estuvo a la altura de las espectativas, entre otras cosas porque Thor normalmente funciona mucho mejor en Asgard que en la Tierra, y lo de empadronarle en un pueblo de carretera no es ya americanada, si no americanada cateta. Pues bien, en la película tenemos que el martillo cae en un pueblo similar y parece que el acto de contricción de Thor por haber dado inicio a un conflicto bélico es hacer un desayuno al personal (otra vez el desayuno, que tendrá?) y un conato de autosacrificio. En general con todos los tics de las películas americanas de género y con un mal desarrollo (por incomprensible) de las relaciones y evoluciones de los personajes. En la historia original de Stan Lee a Thor se le enviaba a penar sus culpas en el cuerpo de un médico minusvalido. Se hacía la carrera de medicina y se veía obligado a trabajar su mente cuando antes fue principalmente cuerpo, aprendiendo de paso la compasión por el enfermo. Mucho más lógico por parte de Odín que enviarle de paseo dos días a Midgard para que veamos el contraste entre sus modales y los nuestros. Por no decir que para ser la versión rubia, cachas y testosterónica de E.T.


Típica escena chorra que Stracz considera granderríma aportación al personaje.

Salvamos el prologo de la original guerra entre Asgard y Jotunheim por el adecuado tono, pese a unas escenas de batalla multitudinarias confusas y más aun en 3D, algunos chistes del principio y los momentos en que Thor batalla y arroja en Mjolnir con toda su mala leche. Todo lo demás a la hoguera.

Nota: Le doy un 6 porque soy un bendito.

Editado (03/05/2011): Un último comentario. Mi mujer me preguntó si el parecido entre las armaduras asgardianas respecto a las de los Caballeros del Zodiaco -gloriosa mixtura entre armaduras, peleas y homoerotismo- era casual o buscado. Buscado, espero.