jueves, 27 de marzo de 2008

"King" James y la portada de Vogue

El popular baloncestista Lebron James ha sido portada de la edición de Abril de la revista Vogue. A priori el hecho en si carece de interés, puesto que la portada no tiene, aparentemente, nada destacado. "King" James sale -desgraciadamente para sus fans- vestido con ropa ajustada de deporte, bota un balón oficial NBA con una mano y se aferra a la cañonísima modelo Gisele Bündchen con la otra. Hasta aquí todo normal, verdad? Pues no señor, en Estados Unidos la foto ha generado una campaña de desprestigio contra la famosa revista en la que el tema central es el -supuesto- racismo subliminal.


Como pueden ustedes mismos ver el gran James gesticula simulando un grito mientras sujeta a Gisele y esto es lo que ha sido considerado intolerable para algunos periodistas y críticos. El analista Samir Husni, especializado en revistas, defendió que la foto está hecha con intención de provocar ya que Vogue no es una revista que prepare portadas al azar. "Cuando una portada le recuerda a la gente a King Kong y refleja aun negro que desea a una blanca, no es algo inocente". De la misma opinión era la periodista Ali Eteraz, que ahonda en el tema de lo simiesco aduciendo que la foto "Usa todos los estereotipos posibles: bestia negra, grito primario, y agarrar a la hembra". El remate lo puso Damion Thomas, profesor adjunto del Departamento de Kinesiología de la Universidad de Maryland, afirmando que las imágenes de deportistas negros en actitud agresiva o amenazante "refuerzan la visión de los negros como delincuentes".


En imaginauta -es decir YO- creemos que este dúo y sus correligionarios deberían o bien A) Medicarse con tanta Risperidona [1] como pudieran encontrar o B) Intentar solventar sus cuentas pendientes con Anna Wintour [2] -redactora jefe de Vogue- con argumentos y temas que no fuesen una enorme chorrada. Solo un racista podría considerar que hay algo malo en esa portada o definiría a Lebron como una "bestia negra", y solo alguien netamente malintencionado montaría una campaña por algo así. Dios sabrá donde cojones pueden ver el supuesto deseo del jugador por Gisele, algo que por otra parte no sería de extrañar puesto que está buenísimo, pero es que en este caso "King" James [3] mira a la cámara y la sujeta gentilmente por la cintura sin que servidor aprecie ninguna intención libidinosa. Tampoco he visto una actitud amenazante ni he pensado en King Kong. No al menos hasta que esta gente lo ha nombrado.


Un dato, Lebron es el tercer varón que aparece en la portada de la revista en los 116 años de vida que tiene la aristocrática publicación. Solo George Clooney y Richard Gere comparten dicha distinción. Se trata pues del primer deportista varón que aparece y eso puede tener numerosas lecturas sociológicas en cuanto a la actual resonancia de los deportistas de élite o al impacto que ha tenido el jugador, pero en todo caso resulta más semejante a algo así como un "honor" que a una conducta "racista". De hecho a mi la portada me remite más a las caratulas de los peplums que a la clásica imagen del rey de los gorilas. Lebron es uno de los más impresionantes superatletas que he tenido el gusto de ver y una genuina estrella NBA. Un jugador capaz de hazañas individuales extraordinarias y casi mitológicas. Pensaría mucho antes en un Hércules de ébano al lado de la belleza florero que en un simio gigante. Y eso creo que quizás sea una visión un tanto gay, pero para nada racista.


[1] Un popular fármaco antipsicótico.

[2] La buena señora, al parecer bastante odiosa en el tête à tête, inspiró la película "El Diablo viste de Prada".
[3] Apodo más o menos oficial del jugador.